29 mayo 2012

Nueve pasos para un aprendizaje en línea de calidad


Un interesante enfoque presenta Tony Bates, en From Nine steps to quality online learning.

Son pasos orientados a profesores que inician sus pasos en la enseñanza en línea (para efectos de este mensaje, el término en línea o virtual, del inglés online, tienen igual significado). En este primer mensaje, resumiré el primero de los pasos y continuaré con los siguientes pasos en próximos mensajes en este blog.

Paso 1: Decide lo que quieres enseñar en línea

Pero antes ¿qué se quiere decir con un aprendizaje en línea de calidad? (la pregunta podría abrir tema para un libro...)
Por calidad, se quiere decir: alcanzar el mismo nivel o mejor para la asignatura en línea, que la asignatura presencial, considerando los siguientes Indicadores críticos para la asignatura en línea:
  • Índice de resultado iguales o mejores
  • Aprendizaje alcanzado igual o mejor
A nivel cualitativo, Tony Bates, sugiere otro criterio:
  • El aprendizaje en línea produce resultados de aprendizaje nuevos, diferentes y más relevantes.

Como profesor ¿Por qué debes cambiar la forma de enseñar cuando lo haces en línea?

Enseñar en línea tiene muchos de los requerimientos de la enseñanza presencial:
  • claros resultados de aprendizaje.
  • evaluación que mida los resultados de aprendizaje y diferencie entre diferentes niveles de éxito.
Sin embargo, hay requerimientos adicionales, porque el contexto de trabajo de profesores y estudiantes es diferente. Algunos profesores con gran experiencia en enseñanza presencial, tienen la tentación de utilizar idénticos métodos, grabando sus clases para que los estudiantes las bajen en casa o utilizando sesiones de conferencia web para distribuir la clase presencial. Sin embargo, existen evidencias de que este método no conduce a buenos resultados (Figlio, Rush and Yin, 2010).

Repensar la forma de enseñar

Es importante repensar la forma de enseñar, diseñándola de forma que mejor se acomode a los "aprendices".
¿Cuáles son las razones?
Una de ellas es flexibilidad. Una sesión sincrónica puede coincidir con el horario de trabajo del estudiante, o el estudiante no puede participar en clases magistrales prolongadas, de 50-60 minutos, aunque estén grabadas. En realidad, el aprendizaje en línea abre mejores posibilidades para entregar contenidos o información, que permitan alcanzar un mejor aprendizaje que una hora de una clase magistral.

Además, cada estudiante tiene necesidades distintas. Un estudiante en línea necesita sentir que el profesor está presente, mediante la interacción en foros de discusión, sugiriéndoles artículos o eventos nuevos y relevantes y respondiendo con prontitud a sus preguntas (Richardson and Swan, 2003).

¿Cómo quieres enseñar en línea?

Esta pregunta busca conocer tu filosofía de enseñanza.

¿Cuál es tu rol como profesor?

  • Soy un experto, conozco más que los estudiantes. Mi rol es trasmitir, de la forma más efectiva posible esta información o conocimiento al estudiante.
  • El aprendizaje es el desarrollo individual de la capacidad para aprender y la habilidad para cuestionar, analizar y aplicar información o conocimiento.
  • ¿Soy un guía o un facilitador del aprendizaje de los estudiantes?
Quizás te gustaría enseñar de forma diferente a la clase presencial con 200 estudiantes, que te obliga a una forma más didáctica de enseñanza. O quizás te gustaría combinar ambas propuestas (presencial, virtual), pero estas limitado por las restricciones que te imponen los calendarios y los planes de estudio.

Puedes diseñar asignatura en línea en cualquier modalidad. Hacer la transición a la modalidad virtual abre una oportunidad de repensar la forma de enseñar, superando las limitaciones de la clase presencial e innovando tu propia metodología. Virtualizando una importante parte de tu contenido te puede permitir contar con más tiempo para interaccionar con los estudiantes en grupos, tanto en clase como en línea, reduciendo las clases magistrales en clases con gran cantidad de estudiantes.

Por ejemplo, virtualizando la teoría y las lecturas, usando simples simulaciones y videos de los experimentos pueden preparar mejor a los estudiantes para los laboratorios. Incluso, podrías reducir el tiempo requerido por cada laboratorio, en la medida que están mejor preparados. Todos recordamos los apurados laboratorios de nuestra época de estudiantes, debido al limitado espacio e instrumental y los masivos grupos de estudiantes.

Trasladando tu curso en línea te abre un amplio abanico de posibilidades para el aprendizaje individual y de grupos:
  • reforzar la disciplina del autoestudio
  • incentivar la búsqueda de información y la investigación
  • analizar y aplicar información por si mismos
Si estas planificando enseñar en línea, reflexiona acerca de la forma en que realmente te gustaría enseñar y si puede adaptarse en un entorno virtual. No es una decisión rápida, lo sabemos. Si trabajamos por pasos, será más fácil tomar la decisión. Lo importante es estar abiertos a hacer las cosas de forma diferente.

De una cosa puedes estar seguro: si solo publicas tus apuntes en la web o produces tu clase como audio o video, tus índices de resultado y el aprendizaje alcanzado será más pobre que en las clases presenciales.

Referencias

  • Nine steps to quality online learning: Step 1: Decide how you want to teach online, Tony Bates, http://goo.gl/kOYxw 
  • Figlio, D., Rush, N. and Yin, L. (2010) Is it Live or is it Internet? Experimental Estimates of the Effects of Online Instruction on Student Learning Cambridge MA: National Bureau of Economic Research
  • Richardson, J. C., & Swan, K. (2003). Examining social presence in online courses in relation to students’ perceived learning and satisfaction. Journal of Asynchronous Learning Networks, 7 (1), 68-8 8.

Publicar un comentario en la entrada